Navidad es un tiempo especial para todos, ya sea para aquellos que esperan estar con sus familias, aquellos que desean comprar y regalarle cosas a sus seres queridos, aquellos que comen comida típica de cada pais para las festividades, los fanáticos de Star Wars que en los últimos años han tenido motivos para desear que llegue diciembre, y los whovians, quienes -desde el 2005- hemos contado con especiales de navidad de Doctor Who donde el Doctor suele tener un episodio especial para reducir la ansiedad de la espera hasta el estreno de la próxima temporada. Sin embargo, el especial de navidad de este año contó con un hecho importante y trascendental para la continuidad del show: El Doctor se regenera.

En el especial del 2013, llamado “The Time of the Doctor”, vimos como el Undécimo Doctor (interpretado por Matt Smith) se convertía en el Doctor de las cejas pobladas, Peter Capaldi (oficialmente conocido como el duodécimo Doctor)… y de eso ya han pasado 4 años, exactamente. Cuatro años y tres temporadas más tarde, vimos como Peter Capaldi también se regeneró en el décimotercer Doctor… bueno, más específicamente Doctora, ya que las llaves de la TARDIS están en manos ahora de Jodie Whittaker. Pero antes de llegar a ese punto, es necesario conocer un poco sobre los inicios de todo esto y cómo un hombre loco con una caja azul llegó hasta acá.

Según la teoría, los Timelords solo pueden regenerarse doce veces, como un buen reloj. Sin embargo, en el especial de Navidad del 2013, el Doctor recibió de Gallifrey, un nuevo ciclo de regeneraciones que, según los entendidos, le concede al Doctor la posibilidad de regenerarse 12 veces más. Cuando el undécimo Doctor se regeneró, ésa era la regeneración número 13, siendo la primera del nuevo ciclo. Desde ese momento hasta el final de la décima temporada, el Doctor ha llegado al segundo milenio de vida, algo que le hace sentir la necesidad de no querer cambiar una vez más. Así es, al final de la temporada 10, el Doctor decidió que no quería volver a cambiar y se negó a regenerarse por completo. Pero el Timelord no contaba con los planes de su vieja amiga, la TARDIS, quien lo lleva al Polo Sur… un lugar conocido para muchos whovians fanáticos del clásico.

Anteriormente en Doctor Who…

…hace 709 episodios

El inicio del episodio -un “Anteriormente en Doctor Who“- nos enseña un pequeño extracto de “The Tenth Planet”, la última aventura del Primer Doctor, donde fueron presentado por primera vez los Cybermen. En ese pequeño fragmento, vemos al Doctor junto a Ben y Polly, confrontando a un Cyberman. Dicha escena cambia a algo más actual y vemos al Primer Doctor siendo interpretado por David Bradley y reviviendo los últimos momentos del Doctor original, el cual tiene algo en común con su versión más actual: Se niega a regenerarse.

La diferencia radica en que el primer Doctor jamás se había regenerado antes y se enfrentaba a lo desconocido. El duodécimo Doctor se ha regenerado más veces de las que le gustaría, lo que lo tiene agotado. Y en ese punto, inicia la aventura en “Twice Upon a Time” (o “Érase Dos Veces”).

No obstante, este especial cuenta con otro protagonista además del Doctor, un capitán del ejército británico interpretado por Mark Gatiss. Tenemos a dos soldados en una zanja, en medio de un campo de batalla, y escuchamos al Capitán hablando con su rival alemán sobre cómo uno de ellos deberá acabar con el otro pero sin esperanzas reales de sobrevivir a esa batalla. Obviamente, su oponente no le entiende y le responde en alemán y en un momento, justo antes de que pudiese continuar, el tiempo se congela por completo y el Capitán es transportado al Polo Sur, donde escuchamos a los dos Doctores hablar.

Este especial de navidad se centra, o así lo pienso yo, en la inminencia de la muerte y en cómo le tememos a lo que viene después, ya que no solo tenemos a ambos Doctores negados a regenerarse, sino a un soldado que ya estaba resignado a morir y, al menos por un momento, se ve salvado de eso. Moffat, como último regalo a la serie, presenta un nuevo tipo de alien que, personalmente, no considero como un villano. Estos aliens se presentan como “Testimonios”, son figuras humanoides de cristal que representan la memoria de una persona que está a punto de morir. Es decir, los Testimonios detienen y sacan de su línea temporal a la persona que está cerca de su final y almacenan su memoria en un “avatar”, para luego regresarlo a su tiempo y que termine su existencia. Así que, ¿qué mejor aperitivo que dos Doctores que se niegan a morir y un soldado que ya está resignado a ello? Sin embargo, la interface de los Testimonio pretende negociar con el Doctor trayendo a alguien del pasado: Usan la forma y las memorias de Bill Potts para convencer al duodécimo Doctor que entregue al Capitán para que puedan almacenar sus memorias y reinstaurarlo en su línea temporal.

Frente a todo esto, el primer Doctor está confundido por la manera en que los Testimonio se refieren a él (le dicen “El Doctor de la Guerra”) y luego le muestran las memorias y todos los nombres y epítetos que ha recibido el Doctor desde el principio de los tiempos, cosa que horroriza al primer Doctor y su versión más adulta sale al paso y decide enfrentarlos y salir de la nave de los Testimonios, como solo sabe hacerlo: Con un estruendo y su Destornillador Sónico.

La verdad es que este episodio de Doctor Who fue bastante conciso y directo al punto. Tenemos a un Doctor bastante aterrado porque no sabe lo que vendrá más adelante en su vida y su versión con 1500 años más, que simplemente ya está demasiado cansado para seguir salvando al Universo. Y ambos, en el transcurso del episodio, son capaces de demostrar opiniones diferentes y métodos diferentes para realizar las cosas pero que, al final, forman parte de lo mismo. Se ve el contraste entre el primer Doctor, quien nunca tuvo intenciones de intervenir en los asuntos del tiempo y el espacio, un Doctor dedicado a la tarea de observar más no intervenir, versus un duodécimo Doctor que ha vivido infinidades de aventuras, sobrevivió a la Guerra del Tiempo, ha visto morir a todas las personas que ha querido durante sus más de 2000 años de vida y simplemente quiere tomarse un descanso, un Doctor que no tiene nada que perder y está dispuesto a encarar a sus más mortales enemigos con el simple hecho de evitar, por tan solo un momento, en una de las peores guerras que ha tenido la humanidad, que dos soldados no mueran y enemigos naturales dejen de lado sus diferencias para disfrutar de la navidad.

Al final, el primer Doctor decide que es hora de continuar con la aventura que, para él, recién empieza y que, para saber que decisión tomará el duodécimo, tendrá que esperar y descubrirlo por el camino más largo. Los Testimonio deciden hacerle un regalo al Doctor y le devuelven sus memorias olvidadas, con todo lo que esto acarrea, lo que le permite al Timelord despedirse de sus compañeros de viaje antes de entrar a la TARDIS para su despedida final. Dentro de ella, en su punto más vulnerable, la TARDIS parece pedirle que no se rinda y que deje que todo fluya una vez más, y finalmente el Doctor decide hacerlo e inicia su proceso de regeneración, no sin antes darle unos consejos al nuevo Doctor: “Nunca seas cruel, nunca seas cobarde y nunca, nunca, comas peras. Recuerda, el odio es siempre tonto y el amor es siempre sabio. Ríe fuerte, corre rápido y sé gentil“.

Estoy seguro que nadie podrá olvidar al Doctor que decidió ir a una pelea de hachas con una guitarra y un tanque, el Doctor que detuvo una guerra entre los humanos y los Zygons con uno de los mejores discursos hasta la fecha en la serie. Un Doctor que, a pesar de lo cansado que estaba, decidió regenerarse una vez más para no dejar indefenso al Universo… y que le dio paso al futuro. 54 años de historia de Doctor Who están listos para su nuevo capítulo, con Chris Chibnall como showrunner y Jodie Whittaker como la décimotercera Doctora.

Y aun cuando esta aventura empezó hace 709 episodios, todavía falta mucho que contar:

Continuará

¡Gracias por las aventuras, Peter! ¡Bienvenida a bordo, Jodie!

P.D: Nunca olvidemos que esto si pasó y es uno de los mejores momentos del duodécimo Doctor:

En definitiva, ModoGeeks le da a este especial de navidad de Doctor Who 9/10 destornilladores sónicos.