La última década ha llenado el cine de Hollywood de reboots y secuelas que pocos imaginamos o pedimos, pero que aún así llegaron. Desde la precuela de La Bella Durmiente hasta el reboot de CHIPS: Patrulla Motorizada, hemos visto cosas que funcionan y otras que no tanto. Sony es una de las productoras que no ha desistido en intentar sacar provecho del factor nostalgia y lo logró con Ghostbusters, con buenos reviews a pesar del backlash que obtuvo de una parte del público. Este año, el estudio vuelve a intentarlo (y a opinión de su servidor, vuelve a lograrlo) con Jumanji: En la Selva, secuela/reboot/reimaginación de la exitosa película protagonizada por Robin Williams en 1995.

Jumanji: En la Selva cuenta con una premisa muy similar a su original de 1995: Un juego maldito que, al comenzar a jugarlo, adquiere un nivel de realidad que no te esperas y que podría poner tu vida en peligro si no eres cuidadoso ni sigues las reglas establecidas. En esta ocasión, la novedad es que el juego evoluciona: Lo que antes era un juego de mesa es reemplazado por una consola de videojuegos que, en lugar de traer al mundo real los obstáculos a superar, te transporta  a la isla de Jumanji, donde una terrible maldición convirtió a los animales en criaturas peligrosas y solo los jugadores podrán salvarla.

En esta ocasión nos topamos con Spencer (Alex Wolff), Bethany (Madison Iseman), Fridge (Ser’Darius Blain) y Martha (Morgan Turner), cuatro chicos que, por razones diferentes, son enviados a detención en la escuela y obligados a limpiar el sótano. Allí descubren una consola muy antigua con un juego en ella: Jumanji. Deciden jugarlo, porque cumplir la detención es muy mainstream, pero para desgracia de ellos el juego los absorbe e introduce en la historia de la isla de Jumanji de forma abrupta.

El problema principal es que no llegas al juego en tu propio cuerpo, sino en el del avatar que hayas escogido para jugar, y tus opciones para escoger son:

  • El Dr. Smolder Bravestone (Dwayne Johnson), un arqueólogo y explorador, avatar de Spencer.
  • El Profesor Shelly Oberonun (Jack Black), cartógrafo y criptógrafo, avatar de Bethany.
  • Franklin “Moose” Finbar (Kevin Hart), un zoólogo y especialista en armas, avatar de Fridge.
  • Ruby Roundhouse (Karen Gillan), una comando y luchadora de baile, el avatar de Martha.

Los chicos tendrán que aprender a lidiar con las fortalezas de sus personajes (que en el caso de Bravestone son muchas) y debilidades (demasiadas para Moose) mientras descubren que estarán atrapados en el juego hasta que sean capaces de cumplir con el objetivo final de la historia: recuperar la Joya del Jaguar, algo así como el alma de la isla, la cual fue robada por John Van Pelt (Bobby Cannavale) y corrompida para controlar a los animales de Jumanji.

Con 3 vidas cada uno, habilidades únicas y la disposición de salir de allí lo más rápido posible, el equipo hace lo mejor que puede para terminar el juego hasta toparse con la ayuda de Seaplane McDonough, un misterioso aventurero y guía que les permite avanzar más rápido en sus aventuras.

jumanji en la selva

Jumanji: En la Selva toma la premisa más básica de la primera película: una vez que comienzas a jugar, no escaparás hasta que termines el juego. Más allá de allí es prácticamente su propia versión, cambiando no solo el formato del juego sino el objetivo, enemigos y mecánicas, para hacerlo más atractivo al nuevo público joven, ya que se nos da a entender que Jumanji -el juego- está de alguna forma celoso de los videojuegos y evoluciona para poder conseguir nuevos jugadores. Esto le da a la película la oportunidad de reinventarse por completo sin manchar el nombre de la cinta de 1995, ya que se trata de dos juegos diferentes.

Si bien es cierto que los niños son los protagonistas, es la actuación de los adultos lo que brilla. La mayor parte del tiempo viviremos la aventuras a través de los avatares, por lo que recae en Johnson, Black, Gillan y Hart mostrarnos cómo reaccionarían 4 adolescentes en semejante situación y, en general, lo logran (principalmente Black y Johnson, quienes interpretan a una diva de las redes sociales y a un tímido gamer, respectivamente, y lo hacen de forma extrañamente natural). Sin embargo, es el villano quien más peca de debilidad en la trama. Acostumbrados al Van Pelt original (interpretado por Jonathan Hyde) que era una amenaza constante desde su salida del tablero, el nuevo Van Pelt es bastante menos peligroso si se considera que cuenta con poderes sobrenaturales.

La trama se desarrolla rápidamente, lo cual tiene sentido para quienes hayan jugado los clásicos 2D en los que el juego está inspirado y las transiciones se sienten naturales. Los obstáculos del juego están diseñados para ser superados en equipo y eso es algo que los chicos aprenden con el tiempo, consiguiendo resultados hilarantes e inesperados.

La música de la película va muy a tono con lo que vemos, siendo su tema insignia “Welcome to the Jungle” y funcionando perfectamente en la mezcla de acción y aventuras en la que se desarrolla la rama. El apartado visual también es bastante bueno, aunque el CGI no es el mejor del mundo pero resulta aceptable, y sus escenas de acción funcionan, la mayoría apoyadas en Johnson y Gillan (a quienes ya estamos más que acostumbrados a ver patear traseros en la gran pantalla).

Jumanji: En la Selva es una buena película que no pisa a la original (aunque cuenta con claras referencias a la primera) y que vive sola en sí misma, es divertida, animada y, lo que es aun más importante, FUNCIONA. ¿Estamos ante una franquicia? No lo sabemos, pero la exposición de la trama nos da a entender que el juego no muere realmente y, ¿quién sabe? quizás nos topemos con un League of Jumanji en los próximos años.

ModoGeeks le otorga 8/10 Joyas del Jaguar a esta película.