En junio de 2007, se presentaba un evento en la ECW donde el título mundial de la empresa estaba vacante y habría un combate por él entre el todavía novato en la WWE, CM Punk y el famoso luchador canadiense, Chris Benoit. Sin embargo, muchos fanáticos vieron con sorpresa como, en vez de Benoit, salía al ring John Morrison a luchar contra Punk, donde el primero terminaría capturando el título. Muchos fanáticos creían que algo había ocurrido que había retirado al canadiense de la contienda… pero la verdad fue un poco más aterradora.

Chris Benoit, un laureado luchador canadiense, había asesinado a su esposa y a su hijo para luego suicidarse en un acontecimiento que llegaba en un momento terrible para la WWE. La empresa se enfrentaba a una mala racha con muchos de sus luchadores alcanzando los titulares y no precisamente por sus proezas deportivas: Acoso sexual, drogas y actos de violencia pública. Y el hecho de que uno de sus luchadores más famosos cometiera un crimen como el mencionado hizo que la WWE tomara cartas en el asunto. Teniendo fresca aún la muerte de Eddie Guerrero, los fanáticos esperaban alguna especie de tributo en memoria de Chris Benoit, sin embargo, el entonces presidente de la WWE, Vince McMahon, anunció que la empresa se desligaría de cualquier tipo de conexión con el ex-luchador y, a las semanas, parecería que Benoit jamás hubiese existido en la historia de la WWE.

Hay que tener en cuenta que para los jóvenes que han crecido viendo la WWE, los luchadores y sus programas eran una especie de serie donde cada uno apoyaba al de su preferencia al mejor estilo de un combate entre Iron Man y el Capitán América, y que uno de esos héroes llegara al extremo de cometer un asesinato y posteriormente suicidarse, era algo que la WWE no quería que manchara una reputación que ya no era pulcra. Muchos de estos temas son tocados en el libro Ring of Hell: The Story of Chris Benoit & The Fall of the Pro Wrestling Industry, escrito por Matthew Randazzo V.

Y, precisamente en ese libro, se basaron Jake Goldberger y Sarah Coulter para escribir el guión de Crossface, la biopic que hablará de la vida del ex-luchador profesional Chris Benoit. La movida final del luchador se llamaba Crippler Crossface y de ahí es que proviene el nombre de la película biográfica. Será dirigida por la ganadora del Oscar, Lexi Alexander, quien también ha estado involucrada en The Punisher: War Zone y ha dirigido episodios de Supergirl y Arrow.

Crippler Crossface, movimiento final de Chris Benoit

Estaba segura que permanecería en la televisión en vez de volver a dirigir alguna película, porque el material se ve mucho mejor en la TV, especialmente los dramas, pero entonces Crossface se atravesó en mi camino,” comentó Alexander. “Una historia oscura, verdadera y descorazonadora que habla del lado oscuro de la Lucha Libre… no podía decir que no“. Después del crimen que cometió el luchador, su cerebro fue estudiado y se descubrió que sufría de CTE (Encefalopatia Traumática Crónica, por sus siglas en inglés), una enfermedad degenerativa y progresiva que es causada por un fuerte golpe, o muchos golpes de manera repetida, en la cabeza.

La empresa encargada de la producción es Radar Pictures, compañía que ha traído las películas de Riddick, protagonizadas por Vin Diesel y encargada de los reboots de Jumanji y King Kong. Aún no hay fecha estimada de estreno, pero por acá estaremos pendientes para traerles más información sobre esta película. Esperemos que esta película sea un éxito y sirva de cierre para aquellos fanáticos de antaño que aún sufrimos las secuelas de este acontecimiento y, de alguna manera, se le dé algo de reconocimiento a la brillante carrera de Benoit, que terminó en tragedia.

Fuente: CBR, WrestleZone, Movie Pilot.