REVIEW: La Bella y la Bestia

Porque ¿quién podría algún día amar a una bestia?

Hablar de La Bella y la Bestia para mí es tan sencillo como complejo. Mientras estaba creciendo, Disney fue mi fiel compañero, cuando estaba feliz, triste o simplemente, cuando quería quedarme tranquilita viendo películas. Una de mis favoritas de siempre fue la historia de la “chica rarita” de un pequeño pueblito que tenía un inmenso amor por los libros. A medida que fui creciendo, Bella se convirtió en mi segunda princesa favorita -la primera era Aurora-, porque me identificaba muchísimo con ella, precisamente por su amor por la literatura y por lo que su independencia representaba para ella. Por lo cual, cuando Emma Watson confirmó que los rumores eran ciertos y que Disney estaba haciendo un Live Action de La Bella y la Bestia, donde ella tomaría el papel de la inteligente y hermosa protagonista, yo no podía estar más emocionada.

A medida que se liberaban detalles de la producción, la ansiedad se hacía mucho más grande, sobre todo cuando vimos quiénes acompañarían a Emma frente a las cámaras. Un elenco de ensueño que incluye a Ewan McGregor, Josh Gad, Emma Thompsom, Sir Ian McKellen, Dan Stevens, Luke Evans, Audra McDonald, Gugu Mbatha-Raw entre otras figuras, que contaría con el guión de Evan Spiliotopoulos y Stephen Chbosky, todos ellos bajo la dirección de Bill Condon, era más que suficiente para que asumiéramos que la película sería un éxito en taquilla, pero que además, nos aseguraría una cinta tan maravillosamente hecha como la versión animada de 1991.

El día del estreno de la película, muchos de nosotros estábamos en un estado perenne de angustia y ansiedad. Las ganas de ver el clásico animado convertido en acción de carne y hueso eran inmensas y los cines estaban copados de gente emocionada y un poco asustada —cosa que ocurre constantemente cuando son obras tan icónicas y queridas por el público.

Desde que las luces del cine se apagan, te adentras en un mundo lleno de magia, color y amor. Es muy fácil desconectarse del exterior apenas comenzamos a escuchar las icónicas líneas del prólogo y empieza la historia a desarrollarse frente a nuestros ojos. Los escenarios son absolutamente perfectos, el castillo encantado, el salón de baile, la pequeña aldea, los paisajes naturales, acompañado de un vestuario y maquillaje absolutamente increíble, que inmediatamente nos conecta con cada uno de los personajes. Todo se hace real en lo que se escuchan las primeras notas de "Bonjour" y te das cuenta que el resto de la audiencia está exactamente en la misma posición que tú, sonriendo y cantando para sí mismos las canciones que nos acompañaron en nuestra infancia.

Las actuaciones son increíblemente asombrosas. Emma Watson se adueña completamente de Bella y la hace suya: valiente, inteligente, creativa, amable, dulce y sobre todo, independiente e innovadora, y además conocemos un poco de su pasado, lo que nos permite entender lo que llevó a su padre a criarla sola, fuerte y única. Dan Stevens es la Bestia perfecta: “egoísta”, feroz, con un carácter de los mil demonios, pero a su vez, atento, cariñoso, valiente, encantador, lleno de sorpresas y por sobre todas las cosas, transmite la preocupación que tiene por salvar a “su familia” de la maldición, mientras lucha por conseguir el amor de la chica que rompió la coraza protectora que tuvo durante años. Y en el vistazo a su pasado, vemos cómo llega a convertirse en el malcriado e inconsciente príncipe que le niega asilo a la hechicera, por lo que recibe un castigo ejemplar.

Resultado de imagen para bella y la bestia 2017

Luke Evans y Josh Gad son la dupla perfecta de villanos. Gastón y LeFou tienen una química genial en pantalla que nos hace reír desde el primer momento. La devoción que Lefou le muestra al guapo Gastón es divertidísima, aunque vemos que el pequeño secuaz del cazador no siempre está de acuerdo con los planes del villano, mientras que el irresistible casanova es vanidoso, egoísta, manipulador, controlador y claramente, un patán, lo que lo hace un malvado maravilloso a quien aunque podamos odiar, siempre vamos a terminar adorando.

Resultado de imagen para bella y la bestia 2017

Todos los habitantes del castillo encantado están preciosamente llevados a cabo, desde sus formas inanimadas, hasta el momento en el que se transforman de nuevo en humanos. Ewan McGregor hace un trabajo extraordinario como Lumière y tiene una química maravillosa con Ian McKellen quien se convirtió en Ding Dong, y todas sus interacciones ponen sin duda sonrisas en los espectadores. Emma Thompsom es la siempre dulce y atenta Sra. Potts, quien pone la calma dentro de toda la locura que rodea al castillo; Gugu Mbatha-Raw interpreta a una hermosa y sensual Plumette (quien junto a Lumière hace una pareja preciosa), y Audra McDonald muestra todo su talento vocal al interpretar a Madame de Garderobe, el guardarropa más excéntrico que podamos imaginar.

Resultado de imagen para bella y la bestia 2017

Los números musicales son ESPECTACULARES (por decir una palabra, pero, probablemente exista una que entre mejor en la descripción), ya que tienen la magia de las versiones originales, pero los nuevos arreglos, las coreografías y el uso de la tecnología los hacen inolvidables. Las dos canciones que no estaban en la versión animada son conmovedoras y completan bellamente a la banda sonora del clásico animado, y esto hace -sin duda- que uno de los grandes fuertes de la cinta sea la música, que ya le ganó a la versión original las estatuillas de de Mejor Banda Sonora y Mejor Canción Original en los premios Oscar de la Academia. Dicho esto, desde este momento, apuesto por una nominación de la versión live-action en estas dos categorías, además de para Mejor Diseño Vestuario, Mejor Maquillaje, Mejor Efectos Especiales y Mejor Edición en la premiación del 2018.

Así que para responder a la pregunta del inicio de este review, TODOS nosotros podemos amar a una Bestia, porque los 129 minutos que dura la cinta lo valen. Es un viaje maravilloso, colorido, mágico, delicado, fiel, emocionante, enérgico, encantador y, sobre todo, nos envuelve en una nube de nostalgia que llena de felicidad a todos y cada uno de los que disfrutamos de la versión animada.

Para mí, La Bella y la Bestia es, sin lugar a dudas, el mejor live-action que ha hecho Disney de sus clásicos hasta ahora, al punto de que a minutos de que la película terminara, Bella había pasado de ser mi segunda princesa favorita a convertirse irremediablemente en la PRIMERA.

Resultado de imagen para bella y la bestia 2017

A La Bella y la Bestia le doy una puntuación perfecta, 10/10 rosas... lo que era más que lógico después de la clase de review que acabo de hacer. Dicho todo esto, POR FAVOR vayan al cine, disfruten de una obra maestra preciosa y luego, venga a comentar conmigo en la sección de comentarios, así me cuentan si le dan la misma puntuación.

P.D: Gracias, Disney, por mantener a mi niña interior más viva que nunca y por darme excelentes modelos a seguir.

Leave a reply