Los fans de Supergirl hace unas pocas semanas tuvimos que decir adiós a nuestra oficial de policía favorita cuando Maggie Sawyer se despidió de Alex Danvers en una de las rupturas más dolorosas que he visto en televisión. Cuando la producción de la tercera temporada de Supergirl comenzó, anunciamos que Floriana Lima no sería un miembro regular del elenco como lo fue en la segunda, sino que aparecería en algunos episodios y como era de esperarse, estos llegaron a su final.

Si hacemos memoria, recordaremos que, al finalizar la segunda temporada, Alex le pide a Maggie que se case con ella, esto luego de que casi perdieran la vida durante el ataque de los daxamitas a National City. Ahora bien, a lo largo de los episodios en los que vimos a Sanvers, cada día parecían más y más fuertes, con un compromiso andando, unos planes de boda y una familia y amigos esperando para apoyarlas en uno de los días más importantes de su vida, o por lo menos todo esto era lo que estaba pasando con todos los allegados de Alex.

De la familia de Maggie sabíamos poco, ella rara vez los mencionaba y no estabamos seguros de por qué tanta distancia entre su familia y ella. Lamentablemente, nuestra hermosa oficial pasó por lo que muchos miembros de la comunidad LGBTQI pasan al momento de salir del closet y empezar a vivir su realidad. A los 14 años, una adolescente Maggie se encontró con la que sería su primer amor y eso desencadenó el infierno en su familia, y al descubrir sus padres la inclinación sexual de la chica, decidieron que no podían vivir con esa “verguenza” y tomaron su ropa, hicieron sus maletas y la llevaron a casa de su tía, quien la acogió y la ayudó a continuar con su vida.

Vimos a Maggie confesarle a Alex y también a su mamá lo que ocurrió con su familia y, de alguna manera, la vimos vulnerable por primera vez al hablar con su padre después de 14 años sobre la vida que lleva en National City y sobre la mujer que ama. Su padre, al principio se mostró lo más tolerante posible pero, pasados ciertos acontecimientos, volvió a alejarse de su hija. Estos acontecimientos no fueron más que ver a Alex y Maggie besándose durante su fiesta de compromiso, lo que desencadenó que el policía le dijera -otra vez- que estaba avergonzado de ella.

Ahora bien, luego de eso Maggie entendió y le hizo a entender a su padre que ella ya no era y que nunca más volvería a ser esa niña que esperaba que su “héroe” fuera a rescatarla; le dijo que se había convertido en una mujer feliz consigo misma y con la vida que había logrado llevar sin él y sin esa familia que debió haberla apoyado en su momento más vulnerable. Le habló de lo más importante que tiene, le habló de Alex, de sus amigos y de toda la gente que la acepta y que la ama sin condiciones, además de dejarle muy en claro que no lo necesitaba en su vida. Dicho esto, se dio la vuelta y sin mirar atrás, dejó ese capitulo de su vida allí, en el pasado, junto a los recuerdos de su padre y de esa familia.

Luego de eso, vimos a nuestra feliz pareja empezar a tener un problema -para nada sencillo de resolver-, uno que sin duda no puede mantenerse durante mucho tiempo en la cuerda floja. Alex, fiel a su personalidad, siempre ha tenido deseos de convertirse en madre (y cuando digo fiel a su personalidad, me refiero al instinto materno y protector que hemos visto en ella en lo que se refiere a su hermana y a sus amigos), mientras que Maggie no se ha visualizado a sí misma como madre nunca antes, no porque no le gusten los niños, sino porque no estuvieron en sus planes de vida.

Alex, por el contrario ha vivido siempre con la idea de lo que significaría para ella ser madre, y cuando la relación entre Kara, Lena y Sam se hace más fuerte, llevándola a compartir con la pequeña Ruby, la hermana mayor de la Chica de Acero se rompe al confesarle a Kara lo mucho que quiere ser madre aun cuando Maggie no lo desee. Esto claramente trae confrontaciones entre Sanvers, siendo algo muy difícil pero a su vez muy fácil de digerir, aun en una relación heterosexual. Si uno de los integrantes de la pareja tiene el deseo de tener hijos y el otro no, hay dos caminos posibles, el primero es que alguno de los dos ceda y ponga las necesidades del otro por encima de las suyas, haciendo que a la larga el peso de esa decisión termine por romperlos y haciéndoles un daño irreparable, y el segundo, que cada uno de ellos tome un camino diferente para que puedan crecer y realizar sus sueños estando separados.

Después de lo que parecieron unas semanas interminables, llegó el momento en el que la tensión entre ambas era insostenible y lo más sano para ambas era separarse. Sin duda, fueron unas escenas dolorosas para los fans, para las actrices y para los personajes, pues verlas despedirse aun amándose fue un golpe del que yo en lo personal todavía no me recupero, pero estoy completamente de acuerdo con la decisión que ambas tomaron. Maggie se acerca a la puerta, con sus maletas al hombro y se despide diciendo una frase que sin duda es muestra de lo mucho que ama a Alex y de lo muy segura que está de la decisión que ambas tomaron: “Vas a ser una madre maravillosa”, cierra la puerta con lagrimas en los ojos y así se despide del amor de su vida y de Supergirl.

Si algo hay que agradecer, es que los guionistas hicieran un trabajo impecable con esta relación y con esta ruptura, porque después de verlas fuertes y mejor que nunca, la única cosa lo suficientemente poderosa para separarlas era esto, el deseo de tener una familia y tener hijos. Ahora bien, tenemos que agradecerle infinitamente a la bella Floriana Lima por haber interpretado a Maggie Sawyer de la manera tan hermosa, comprometida y pura con la que lo hizo. Ella sin duda supo hacernos sentir cada emoción de su personaje, y cada momento maravilloso y triste lo llevó a cabo de forma excepcional. Para ella, nuestro agradecimiento y nuestras felicitaciones por habernos mostrado una historia real, única y por esforzarse en ser la mejor representación que el colectivo LGBTQI puede ver en televisión.

Esperamos también que si en algún momento, los compromisos laborales de Floriana le permiten regresar a Supergirl, lo haga por la puerta grande y con una buena historia que contar. Sé que todos la extrañaremos locamente y que esperamos que donde sea que lleve a cabo sus nuevos proyectos, sea tan exitosa como se lo merece, aunque siempre tendremos las esperanzas de ver de nuevo a Sanvers juntas en la pantalla.

Gracias, Floriana. Gracias, Maggie.